GRANDES EQUIPOS

ESPAÑA (2008)


La selección española celebra sobre el césped del Ernest Happel de Viena su triunfo en la Final ante Alemania. Fue el mejor colofón a una competición brillante

Qué mejor manera de comenzar con este blog dedicado a equipos históricos que con la actual Selección Española. Un combinado que, sin duda, formará parte de la memoria colectiva de un país no sólo por sus títulos, sino por la forma en que se han logrado, a través de un fútbol exquisito, basado en la posesión del balón y su mimo constante en las botas de jugadores que saben cómo jugar en cada momento del partido.

Capítulo 1º.- EUROCOPA AUSTRIA Y SUIZA 2008


Previo

La Eurocopa de 2008 iba a ser organizada por dos países: Austria y Suiza, pero España pasó toda la competición sobre suelo austriaco. Como siempre, los días previos a la gran cita iban acompañados de los típicos comentarios, se sabía del buen equipo y los buenos nombres que iban a competir con España (Casillas, Xavi, Torres y un largo etcétera), pero los dos partidos de preparación ante Perú y Estados Unidos no habían dejado buen sabor de boca, pues ambos se habían resuelto de forma poco brillante en los últimos minutos, y ante rivales de menor entidad que los que habría que afrontar de llegar al tramo final de la Eurocopa. Por si fuera poco, parte de la prensa criticaba mucho a Luis Aragonés su decisión de dejar fuera de la lista de 23 a Raúl González, quien venía de realizar una buena temporada en el Real Madrid. A esto se añadía la eterna barrera psicológica de los cuartos, máxime cuando el cruce iba a ser dificilísimo, ya que aquien pasara del Grupo D (donde España quedó encuadrada junto a Grecia, Suecia y Rusia), le tocaría medirse a los que salieran del “grupo de la muerte”, el C, donde competirían Holanda, Italia, Francia y Rumanía.


Primera Fase: pleno de victorias.


Estadio Tivoli Neu,Innsbruck, seis de la tarde del día 10 de junio de 2008. Las selecciones de España y Rusia empiezan su andadura en la competición. El equipo español comienza a mostrar las cartas que le llevarían al triunfo final. Frente a una joven pero talentosa selección rusa (como demostraría el devenir del torneo), se logró un 4-1 bastante esperanzador, con tres goles del asturiano David Villa y otro de Cesc Fàbregas. El gol ruso lo anotó Roman Pavlyuchenko para hacer el 3-1.


Cuatro días después, tuvo lugar en el mismo escenario, el partido ante Suecia, un partido complicado para España ante una selección que siempre suele crecerse en fases finales. El tempranero gol de Torres fue respondido por Zlatan Ibrahimovic antes del descanso. Cuando todo parecía indicar que elempate sería el resultado final, de nuevo David Villa anotó un tanto providencial, asegurando una sufrida victoria para España y, con ella, el pase a Cuartos de Final.


Ello permitió que los poco habituales disfrutaran de minutos ante Grecia, la actual campeona, ya eliminada tras perder sus dos primeros encuentros. El 18 de junio, en Salzburgo, España logró ganar remontando el gol de Charisteas al borde del descanso con tantos de Rubén de la Red y Dani Güiza.


El balance tras los tres primeros partidos era de tres victorias y sus respectivos nueve puntos, con ocho goles a favor y tres en contra.



Cuartos de Final: la eterna barrera superada.


Italia y España se cruzaban en un guión que resultaba muy familiar. Los italianos, después de una primera fase con más pena que gloria, donde fueron barridos por Holanda en el primer partido, y estuvieron al borde la eliminación ante Rumanía en el segundo, pasaron con un triunfo ante una más que pobre Francia. Los españoles, llegaban tras realizar una gran primera fase. Siempre solía ser así y luego eran los azzurri quienes se llevaban el gato al agua con partidos siempre correosos y peleados milímetro a milímetro.


Y el guión pareció cumplirse. El Ernst Happel Stadion, de Viena, fue testigo de uno de los partidos más intensos de esta edición de la Eurocopa, que estaba ya siendo a estas alturas señalada por su gran calidad futbolística. Italia plantó su sistema defensivo con Buffon bajo palos, línea de cuatro para Chiellini, Grosso, Zambrotta y Panucci, delante de ellos, Aquilani y De Rossi intentaban no dejar hacer a la dupla Xavi-Iniesta. Con 0-0 en el marcador se llegó al final de los 90 minutos, y también al final de una intensa prórroga. Los penalties decidirían.


Buffon y Casillas, Casillas y Buffon. Los dos mejores porteros del mundo tenían en sus manos el destino de sus selecciones en la fase final de la Eurocopa. España no pasaba unos cuartos de final desde hacía 24 años. Casi nada. Dos países contenían la respiración pendientes del televisor. Casi 50.000 lo hacían en el propio estadio vienés. Nadie perdía de vista lo que sucedió en esos minutos.


Villa y Grosso cumplieron con sus intentos. 1-1. Santi Cazorla puso el 2-1, justo antes de que Casillas parase el lanzamiento de De Rossi. Marcos Senna hacía buenal a parada del de Móstoles colocando el 3-1. ¿Sería posible que esta vez la historia del fútbol cambiara su guión? Camoranesi lo aplazaría en cualquier caso, colocando el 3-2. Güiza tiró y Buffon paró. El jerezano se vino abajo, el nerviosismo iba en aumento. Di Natale se disponía a lanzar para colocar de nuevo el empate. Pero de nuevo Iker Casillas lanzándose hacia la derecha blocó el disparo. Si Cesc Fàbregas anotaba su gol, España obtendría el pase. Si no, Italia podría empatar forzando así la muerte súbita... No fue así. El catalán de 21 años, el más joven de los que jugó aquel partido, marcó con la templanza de todo un veterano. 4-2. Y todosl os guiones prefabricados tirados por el suelo.



Semifinales: cita con la historia.



Forman ante Rusia: Arriba: Casillas, Marchena, Sergio Ramos, Capdevila, Senna, Torres; Abajo: Silva, Iniesta, Villa, Xavi y Puyol.

Ambas selecciones, España y Rusia, tenían una cita con la historia. España, claro está, porque hacía 24 años que no se veía en semifinales de un torneo. Rusia, si acaso con más significado, social y político, porque desde la desaparición de la URSS no había destacado como acostumbraba antaño, y el subcampeonato soviético de la Eurocopa de 1988 también quedaba lejos.

Ambas venían de unos peleados Cuartos. No es justo pasar por alto que los rusos eliminaron con todo merecimiento a una Holanda que venía de arrollar en primera fase al campeón del mundo (Italia), al subcampeón (Francia) y de hacer pleno ganando claramente a Rumanía. Y ahora, a diferencia de lo que sucedió en el partido inaugural, podrían contar con su joven estrella, Andrei Arshavin.


Pero España estaba lanzada. El quitarse la losa de los Cuartos y precisamente ante Italia, y para más rizar el rizo, en una tanda de penalties, pareció ser una combinación letal que hizo que el combinado español jugase el que muchos señalan como su mejor partido de toda la competición. Con el once de gala, formado por Casillas, Ramos, Marchena, Puyol, Capdevila, Senna, Xavi, Iniesta, Silva, Villa y Torres; España no tardó en ir haciéndose con el control del partido. Sin embargo, la mala suerte se cebaría con su ariete más goleador, que de tocado pasó a lesionado y tras una media hora en el terreno de juego sería sustituido por Cesc Fàbregas.


Cosas del destino, quizá, la presencia del jugador del Arsenal en el centro del campo, junto a un Xavi colosal, dieron lugar a una segunda parte inolvidable. Los segundos cuarenta y cinco minutos de aquel partido mostraron al mundo lo mejor de esta selección española. Xavi logró el 0-1 (España jugaba de visitante y de color dorado) en el minuto 50. En el 73, Güiza ponía el 0-2 y la sentencia, por si alguna duda quedaba ya. La guinda la puso David Silva en el minuto 82. 0-3 y a la Final. Alemania esperaba, tras pasarlo francamente mal para eliminar a una Turquía mermada en la otra semifinal.



Final: un título más que merecido.


La fecha, el 29 de junio de 2008; la hora, las nueve menos cuarto de la tarde-noche; el escenario, el estadio Ernst Happel, de Viena. Arbitra Roberto Rosetti. Por España forman: Casillas, Ramos, Marchena, Puyol, Capdevila, Senna, Xavi, Iniesta, Silva, Cesc y Torres. Por Alemania forman: Lehmann, Friedrich, Metzelder, Mertesacker, Lahm, Ballack, Frings, Hitzlsperger, Schweinsteiger, Klose y Podolski.

Ha sido una competición brillante, donde ha primado el buen fútbol, los partidos con alternativas en el marcador, donde se pueden destacar, además de a las dos finalistas, a selecciones jóvenes con años de futuro por delante como Rusia o Croacia, a selecciones que han rayado por encimade su nivel haciendo del bloque y la fe su mayor virtud, claro caso de Turquía, otras que pudieron haber dado más de sí pero que también dejaron su huella de buen fútbol, como lo fue Holanda.


Pero sólo quedaban dos, y una vez más, España impuso su ley sobre el césped vienés. En el minuto 33 una galopada de Torres le hizo llegar antes que a Lahm y al portero Lehmann a un balón dividido, justo a tiempo para tocarlo y hacer que se introdujera limpiamente en la portería alemana. Una intensa segunda parte hacía adivinar más cerca el segundo gol español que el empate alemán y así, con todo merecimiento, España se proclamaba campeona de Europa 44 años después.




Estos fueron los 23 jugadores que lo hicieron posible: Casillas (1); Albiol (2); Fernando Navarro (3); Marchena (4); Puyol (5); Iniesta (6); Villa (7); Xavi (8); Torres (9); Cesc (10); Capdevila (11); Cazorla (12); Palop (13); Xabi Alonso (14); Sergio Ramos (15); Sergio García (16); Güiza (17); Arbeloa (18); Senna (19); Juanito (20); Silva (21); De la Red (22); Reina (23). Seleccionador: Luis Aragonés.

Comentarios

Buen inicio Perico .. dara gusto ver el blog cuando lleves varios ekipos ya subidos y poder recordar anecdotas de ellos.

Añadir un Comentario: