GRANDES EQUIPOS

ESPAÑA (2010)


La selección española coge la Copa del Mundo de la FIFA de manos de su capitán, Casillas, ante la mirada del Presidente de la FIFA, Joseph Blatter.


CAPÍTULO 2º.- CAMPEONATO MUNDIAL DE LA FIFA SUDÁFRICA 2010

En este segundo capítulo dedicado a la Selección Española se repasa lo acontecido en el Mundial de Sudáfrica de 2010.


Previo


Por vez primera en la historia, un país africano iba a organizar la fase final del Mundial de fútbol. El justo honor recayó en Sudáfrica. Las sensaciones para España no podían ser mejores, un equipo que casi calcaba el de la Euro' 2008 en cuanto a nombres, y al que el cambio de seleccionador (Aragonés por Vicente del Bosque) no había afectado al estilo de juego. Y esta vez, se había logrado vencer con autoridad a Francia en Saint-Denis pocos meses antes de la fase final, y los dubitativos partidos en Austria (país fetiche) ante Arabia y Corea, no mermaron las buenas vibraciones con el colofón del 6-0 a Polonia, disputado en Murcia, antes de partir hacia Sudáfrica.


Otras selecciones llegaban a Sudáfrica entre el pelotón de favoritos: la Inglaterra de Capello; la siempre temible Brasil; Argentina con Lionel Messi como punta de lanza y un polémico Maradona en el banquillo; una Alemania joven y sin complejos; la eterna Italia; los holandeses Sneijder y Robben tirando del carro oranje; y se esperaban como siempre sorpresas, decepciones, y también que un equipo africano sobrepasara la barrera histórica de Cuartos.


Primera fase.- Tropiezo inicial enmendado.


Momento en que Fernandes coloca el 0-1 para Suiza.

Pocos podían imaginar que aquella tarde en que España comenzó su andadura en el Mundial el resultado sería una derrota ante Suiza. Pero el Estadio Moses Mabhida de Durban fue testigo de una de las primeras grandes sorpresas que todo Mundial depara. España tenía el balón pero sólo traducía el dominio en ocasiones aisladas. Recién comenzada la segunda parte, una jugada rocambolesca en la que el central Piqué se jugó el tipo, acabó en el solitario gol suizo. 0-1 y jarro de aguaf ría, que serviría, de algún modo, para poner los pies en latierra.


Once ante Honduras. Arriba: Casillas, Busquets, Ramos, Piqué, Xabi Alonso y Torres; abajo: Navas, Xavi, Villa, Puyol y Capdevila

Así las cosas, se viajó a Johannesburgo para medirse a la vieja conocida Honduras. Cualquier resultado que se pareciera al antecedente de 1982 (empate en casa ante una desconocida debutante) podría resultar fatal para España. El Ellis Park Stadium, histórico escenario de la final del Mundial de Rugby de 1995, fue sin embargo testigo de la primera victoria de España, merced a dos goles de David Villa, uno en cada parte. 2-0. Aunque el juego de la selección todavía no era tan vistoso como el de la Eurocopa y el de los años anteriores.


David Villa celebra de un salto su importante gol ante Chile. Detrás, Xavi y Xabi Alonso corren hacia él.

Todo se decidiría en Pretoria, una buena selección chilena enfrente, y la sensación de que había que ganar o ganar, primero para asegurar la clasificación, segundo para evitar el choque de octavos ante Brasil, campeona del Grupo G. Tras un comienzo un poco mejor por parte chilena, mediada la primera parte, el portero chileno de la Real Sociedad, Claudio Bravo, realizó un mal despeje fuera de su área, que fue a parar a los pies de Villa, quien remató directamente. El 1-0 calmó los nerviosi niciales de los españoles, e Iniesta, antes del descanso, puso el 2-0. En la segunda parte Chile puso el 2-1 nada más comenzar, pero ya no se movió el marcador. Todos contentos al final: habría duelo ibérico en octavos por un lado, y sudamericano por otro: España-Portugal; Brasil-Chile.


Octavos de final.- Duelo ibérico.


Momento en que Villa bate al portero portugués para poner el 1-0 ante los lusos.

Por vez primera en una fase final de Mundial se enfrentaban las dos selecciones de la Península Ibérica. Portugal contaba con un buen equipo, si bien dependía más de la inspiración individual de su crack, Cristiano Ronaldo. España era más bloque. Y con el devenir de los minutos se demostraría que sería así. Sin embargo, no fue ni mucho menos un partido fácil para España. Incluso los portugueses dispusieron de alguna ocasión. La entrada de Llorente por Torres resultó vital. El del Athletic empezó avisando al meta portugués y luego fue acicate continuo de la defensa lusa. Pocos minutos después Villa puso eldefinitivo 1-0 y el pase a Cuartos.


Cuartos de final.-Barrera histórica nuevamente superada.


Otro penalty parado por Casillas en unos Cuartos de Final de una gran cita. Esta vez durante el partido y ante Cardozo.

Paraguay no parecía ser, en principio, el rival esperado para España. Todas las quinielas apuntaban que el cruce sería con Italia. Pero Eslovaquia sorprendió con su juventud y desparpajo a un veterano combinado transalpino, y eliminó en primera fase a la actual campeona. Los Paraguayos habían sido campeones de ese mismo grupo, y luego pasaron por penalties ante una buena selección japonesa. Con todo, España sufrió de lo lindo para superar los Cuartos, como sucedía dos años antes en la Eurocopa. En el minuto 58, con 0-0 en el marcador, el guatemalteco Carlos Batres no dudó en señalar pena máxima en el área española. Un país entero contuvo la respiración... si Paraguay destacaba por algo, era precisamente por su rocoso sistema defensivo (en todo el campeonato sólo había recibido un gol hasta el momento). Cardozo se dispuso a tirar, pero Casillas atajó el disparo. Tan sólo tres minutos después, Xabi Alonso no falló su lanzamiento, pero el árbitro ordenó repetir porque un jugador español estaba dentro del área. En la repetición, el meta paraguayo Justo Villar no quiso ser menos que Casillas, y detuvo el disparo. Tuvo que ser David Villa otra vez quien abriera la lata ya en el minuto 83. 1-0, resultado corto pero más que suficiente para abrir las puertas de las semifinales.


Semifinales.- Alemania tendrá que esperar...


Ante Alemania, formaron, arriba: Pedro, Busquets, Ramos, Xabi Alonso, Capdevila y Piqué; abajo: Casillas, Iniesta, Villa, Xavi y Puyol.

Por vez primera desde 1950, España estaba entre los cuatro mejores de un Mundial. Yenfrente, en el césped de Durban, estaba la selección que hasta ese instante había ofrecido el mejor fútbol del campeonato, aun con las dudas de su sorprendente derrota ante Serbia, y unos minutos ante Inglaterra en octavos en los que sólo el trío arbitral no vio lo que todo el mundo sí, un golazo de Lampard que hubiese supuesto un empate a 2 momentáneo. Pero dos pequeños lunares no podían silenciar el arrollador juego teutón, que había abandonado su viejo principio de la fuerza física para dar paso al talento joven y refinado encabezado por Mesut Özil. Los cuatro goles a Inglaterra en octavos se eclipsaron pronto con los cuatro que se endosaron a la Argentina de Messi y Maradona, una caricatura en manos de los alemanes. No obstante, a la hora de la verdad, España supo atenazar el juego alemán. Xavi se adueñó del centro del campo como solía, y la selección completó su mejor partido del campeonato. Ya en la segunda parte, Carles Puyol cabeceó con fuerza el balón decisivo. En los veinte minutos que restaban, Alemania no inquietó. Otra vez 1-0. Y por vez primera, una final de Mundial para nuestro país.


Final.- Difícil victoria final.


Para la historia. Arriba: Pedro, Busquets, Ramos, Capdevila, Piqué, Xabi Alonso; abajo: Casillas, Iniesta, Villa, Xavi y Puyol.

Un pequeño repaso a lo acontecido en el Mundial no llevaba a las mismas sensaciones que en la Eurocopa. El torneo europeo disputado dos años atrás había dejado mejor fútbol y más partidos para el recuerdo que el campeonato del mundo. A ello contribuyó sin duda el gris papel de Brasil y de Argentina, y peor aún por parte de Francia e Italia. En la cara de la moneda vimos a una selección de Ghana que casi se cuela en semifinales, una selección aguerrida, que nunca se rendía, y a la que faltó la suerte. El regreso de Uruguay a los compases finales de la competición también fue de destacar, merced a un gran Forlán. Eslovaquia y su joven apuesta que terminó por eliminar a Italia, la actual campeona, a las primeras de cambio. Estados Unidos también dejó buenas sensaciones, así como Japón.


Pero como en toda competición, al final sólo pueden quedar dos. Una, la esperada España, que tras el traspiés accidental del principio fue cada vez sintiéndose mejor en el torneo. Otra, una Holanda que distaba de ser aquel equipo de ensueño de sus dos finales de los años 70 y ya más cerca, de aquel equipo de la 1ª fase de la Euro'2008. Pero la oranje había mejorado en físico y garra.


En el césped del Soccer City de Johannesburgo se dieron cita, aquel inolvidable 11 de julio, los siguientes "onces": ESPAÑA: Casillas; Ramos, Capdevila, Piqué, Puyol; Busquets, Xabi Alonso, Xavi, Iniesta; Villa y Pedro; HOLANDA: Stekelenburg; Heitinga, Mathijsen, Van Bronckhorst, Van der Wiel; De Jong, Van Bommel, Sneijder; Robben, Van Persie y Kuyt.


Ante la permisividad de Howard Webb, Holanda no dudó en emplearse con dureza. España dominaba e intentaba llegar, pero los holandeses frustraban minuto a minuto los intentos españoles. Para el oscuro recuerdo de los mundiales quedará la patada de De Jong a Xabi Alonso, patada que debería sonrojar también al árbitro inglés que no expulsó al 'karateka' neerlandés.


En la segunda parte, Navas sustituyó a Pedro y el joven Elia reemplazó a Kuyt. Se empezaban a mover fichas, pero el decorado era el mismo. Entonces, rozando el final del encuentro, Robben tuvo en sus botas el triunfo holandés, pero apareció Casillas para, con las piernas, alejar el peligro. Fue un momento de contener la respiración mientras se miraba al televisor. Holanda parecía conformarse con llegar a los penalties, o esperar a alguna otra contra como la anterior de Robben. Pero entonces, surgió la jugada que todos tenemos en la retina. El balón llegó a Andrés Iniesta quien golpeó cerca de la portería a la zona no cubierta por Stekelenburg, a placer. Después, una celebración dedicada al malogrado Dani Jarque con la consiguiente cartulina amarilla. Resulta llamativo. Para el reglamento del fútbol se puede castigar igual un patadón como el de De Jong a Xabi que un bonito homenaje a un jugador joven fallecido.


Pero llegados a ese punto, tanto daba. Otra vez por 1-0, y esta vez de forma agónica, España obtenía una victoria más que no era un triunfo cualquiera, sino el fin de un camino que culminaba con el primer triunfo de nuestra selección en un Mundial. Un campeonato que todo el país celebraría esa noche y al día siguiente, y que se logró con total justicia.


Los 23 de España en Sudáfrica fueron: Casillas (1); Albiol (2); Piqué (3); Marchena (4); Puyol (5); Iniesta (6); Villa (7); Xavi (8); Torres (9); Cesc Fàbregas (10); Capdevila (11); Valdés (12); Mata (13); Xabi Alonso (14); Ramos (15); Busquets (16); Arbeloa (17); Pedro (18); Llorente (19); Javi Martínez (20); Silva (21); Navas (22); Reina (23). Todos disputaron algún minuto excepto los porteros suplentes y el lesionado Albiol. Seleccionador: Vicente del Bosque.

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: